viernes, 18 de enero de 2008

Ajedrez



Era tu turno, te tocaba mover ficha y yo tenía la partida prácticamente ganada. Te miré por encima del alfil y lancé una sonrisa de satisfacción. Jamás había ganado nada en la tómbola, ni en los sorteos del colegio, quizá por eso nunca jugué a la lotería ni hice una quiniela, la suerte nunca estuvo de mi lado y mucho menos cuando se trataba de puro azar, creo que el destino se olvidó de dibujarme esa línea en la mano.
Tenías dos dedos puestos en la torre, con ese movimiento a penas me comerías un peón, así que no me preocupaba, a mi me quedaban tres movimientos para fulminarte, entonces todo dio un giro inesperado, te dirigiste hacia tu reina y la sacaste a la mitad del tablero.
¿Qué podía decir? Habíamos vuelto a caer en lo mismo, mi confianza y tus jugadas, todo sobre la misma mesa bajando por la garganta con la ayuda del café. Lo tenías todo planeado ¿verdad? Tú y tus juegos del tira y afloja, y yo, estúpida, volvía a caer en tu jaque. Rápida comencé a pensar en una táctica de ataque, pero solo acudían defensivas y me daba la sensación de que iban a ser poco eficaces Interpuse un caballo y cayó, te lancé una torre y la derribaste, sacrifiqué el alfil y todo terminó en jaque mate.
Nunca te pediré revancha.

2 comentarios:

David Valtra dijo...

A veces, permisibles y maquiavélicos, los inexistentes y existentes dioses nos dan a probar pequeños sorbos de dopamina, y de pronto nos sentimos dichosos por poder ser lo que nunca fuimos, para instantes después, amanecer con la bandera a media asta. Genial analogía la suya, me trajo a la mente tantas cosas, por mencionar alguna un poema de Fernando Pessoa, que decía más menos que el ajedrez era el juego de los grandes indiferentes. Tal vez me equivoque. Saludos Linda mujer.

Nautna dijo...

estrategias
movimientos que,a veces,
se escapan de nuestro entendimiento
¿por qué así? ¿por qué escondes la mano? ¿por qué no dices lo que piensas?
no sé...nunca me gustó el ajedrez
(y jugué, poco, pero jugué)
sufría con las estrategías
y siempre perdía...
...pero sigo confiando
en que no todo se hace
siguiendo una estrategía


....

sigo leyéndote...Loida