sábado, 29 de septiembre de 2007

Este poema lo escribimos una noche alguien muy especial y yo a petición de nuestros propias almas. Surgió despues de mucho vivido, sentido y compartido. Gracias Mil, por estar siempre, incluso en las ausencias te siento.



Un cielo tapiado de nubes púrpuras

el viento animando las tristes vestimentas.

Días guardados en un cajón
que solo abro al recordarte

en esa marea incontenible.

Socavón de ti. penetrándote.


Caricias rotas y besos extintos
anhelos que perduran pese a la inclemencia

que se renuevan y multiplican

como caminos de un laberinto

ideales para perderse
sin brujula ni mapas.

Perfilado por ti, plegado
con la forma que me dieron tus dedos

tejí redes para mi alma
para que no se desbordaran las palabras,

para atacarte con ellas
sin necesidad de hablar.


Los oidos se tornaron sordos
los gritos se volvieron eco.

Socavon de mi. golpeandome.

6 comentarios:

Matias dijo...

Me gustó mucho, y agradezco que te hayas pasado por The Final Destiny, espero verte más seguido.

Buen poema.

Nautna dijo...

conexión en cada letra...
precioso
me encantó la dedicatoria que haces...

un beso...espero que te llegue

Olga S.Isidro dijo...

Hoy entre por 1ª vez aquí, pero prometo volver más veces.
Te conozco de mundopoesía, y quise dejar en este tu blog, mi indeleble huella.
Un abrazo.

Loida dijo...

De nada Matías ,fue un placer pasar por tu blog.
Besos desde España

Loida dijo...

Antonio!!
Me llegó ese beso ;)
Verdad que hay conexion? Jejeje.
Otro besote va de camino a los madriles.

Loida dijo...

HOla Olga, pues bienvenida a mi espacio. Gracias por dejar tu huella.
Un abrazo inmenso