lunes, 26 de mayo de 2008

Poemas desde el coño


Hay momentos en los que la ira se come a la cordura
emigra la paciencia hacia el norte
buscando congelarse, escapar de mi
entonces todo mi alrededor comienza a gritar
se vuelve estridente
y yo una loca sin espejos enteros en los que mirarme
solo miradas extrañas prostituidas en otros ojos,
llega el momento de odiar y escribir
odiar a mi guitarra que gime penurias
a sus notas que me producen nauseas
escribir a las notas que nunca recibiré
y a esas que un día tuve en mis manos
sirviendo para hacer hogueras bajo las mantas,

la púa…. como la odio
me dan ganas de metérmela por el coño
que tras ella marchen todas las fotos
los calendarios
relojes,
tú,

que ese orificio sea el agujero negro de mi galaxia
y todo desaparezca
empezando por mí,
terminar desinflándome hasta quedar en una nada
más inestable que de costumbre.

Que venga el pene de la censura y me azote siete orgasmos,
me sacuda desde la espalda
me tire del pelo
me muerda los muslos
que mi coño y yo
seguiremos escribiendo poesía

4 comentarios:

DaniCat dijo...

Desde el coño
se genera la amplitud de los verdaderos impulsos.

saludos, buen escrito.

Lázaro Suárez dijo...

ay... ayyyyyyyyyyyyyy........ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy!!!!!!!!!!!!!!!!!!

que ésto tenías que avisar que era para adultos bajo peligro de provocar profunda excitación y consecuente estado de enajenación mental.

ayyyyyyyyy

Cristal violeta dijo...

Así es danicat.
Gracias por la huella.
Besos

Cristal violeta dijo...

El niño Lázaro!! Bueno, una erección no hace daño a nadie, anda, no me seas quejica, que eso tiene facil solucion, jajjaj.
Muak