jueves, 22 de mayo de 2008

Yo


Me fumo los espacios de este cuerpo
que respira y expira cuentos,
persigo los sueños que se encuentran
más allá del culo de las botellas
mucho más arriba de las antenas
los que se pudren debajo de mis pies
y jamás emergerán del subsuelo.

Anidan las arañas en mi nariz
me corren escorpiones por los párpados
y muero otra vez en la indiferencia
de ser una selva de inquietudes
un amasijo de trastornos “retro-mind”,
sola,
fumándome los dedos de las manos
que solo hablan estupideces e incoherencias
y nada más atinan a rascar mi espalda
sin llegar a alcanzar donde realmente me pica.

El odio es un estado de poder
el cual no poseo,
la ironía es el disfraz de las verdades
para que suenen bonitas,
me pinto la cara con ella
en un intento de verme guapa.

Desoxigeno los versos
los sacudo con rabia hasta verlos morir
necesito un entierro de matices violáceos,
morir y renacer al menos veintiséis veces
rodeada de los despojos de cada amanecer
bañada con algo más que meras humedades;
leer y comprenderme
escribir algo más que deshechos orgánicos.


4 comentarios:

Young_Werther dijo...

No hay mayor impotencia que la de no llegar a rascarse donde a uno realmente le pica, hasta llegar a pensar lo inútil que es tu brazo por no poder soltarse del cuerpo y poder llegar donde se le antoje..
Que incoherencia no? Así somos.. xD

Muchas gracias por tu visita.
No dudes que te seguiré leyendo.

Un beso.

microalgo dijo...

No hay problema cuando alguien te rasca, joven Werther. Sí lo hay cuando no.

No se desasosiegue, Señora Violeta Loida.

Y dígame qué pacto necesita para dejar de fumar durante un tiempo determinado. Usted deja de fumar seis horas, un día, una semana, un mes (Usted decide) y yo hago algo a cambio (ponderado al tiempo sin nicotina). Pruebe.

Si se atreve.

Cristal violeta dijo...

Bienvenido young.
Si vs que tu tampoco llegas a rascarte no tienes más que avisarme .
Gacias por la visita

Cristal violeta dijo...

Bueno, el prescindir de la nicotina no me supone esfuerzo señor Micro, ya que el tabaco y yo estamos peleados, sin embargo el dejar de fumarme los espacios o los dedos me cuesta un poco más, creo que mi mayor vicio son las letras, tanto que tengo delirium tremens cuando llevo un par de días sin escribir.
Ahora mi pregunta es...¿se atreve usted a continuar por estos lares de desvarío e incontinencia poético-literaria?